Las cifras sobre siniestralidad laboral “siguen siendo intolerables”